close
    search Buscar

    Leyendas para niños y niñas de 9 años - Cuarto de primaria



    Leyenda de Robin Hood


    Cuenta la leyenda, que hace mucho, mucho tiempo, vivía un bandido en las inmediaciones del bosque de Sherwood, en el condado de Nottinghamshire.


    Pero no se trataba de un forajido cualquiera, si no de uno con fines más altruistas: el de robar a los ricos para dárselo a los pobres.


    Por aquella época se producían muchas injusticias sociales, y los aldeanos tenían que pagar muchos impuestos a la realeza, hecho que no estaba nada bien a ojos de nuestro protagonista.


    Su nombre, Robin Hood o Robin de los Bosques, el cual se pasaba la vida retando al sheriff y elaborando emboscadas para conseguir devolverle al pueblo lo que le correspondía, su dinero robado mediante grandes tasas. 


    Dicen que Robin era el mejor arquero de toda Inglaterra, y que a través de su arco y flechas, ejercía 'el bien'. En esta época, la nobleza tenía mucho poder, y cualquiera que se atreviera a plantarle cara, era tachado como enemigo.


    La ciudad donde Robin ejercía su actividad era Nottingham, rodeada por el río Leen, y también conocida también como La Reina de Midlands o La ciudad de los encajes. Esto último se debe a su gran industria textil, y concretamente, del encaje.


    Muchos han sido los historiadores que han investigado sobre el personaje de Robin Hood, llegando a decir que su existencia fue verdadera, pero con otros nombres. Algunos afirman que se trataba del sobrino de un herrero que habría nacido hacia 1290.


    Las primeras publicaciones sobre Robin Hood aparecieron en 1459, por Wyrkyn de Worde, que a la vez fue el primero en fomentar el uso de la imprenta en Inglaterra. También señalaba que quien en realidad se escondía bajo la identidad del bandido era Robert Frizhood, conde de Hunttington. Este noble comenzaría su andadura como Robin debido probablemente a la retirada de su título por el rey.



    Entonces, continúa la leyenda diciendo que Robin viviría en el bosque para llevar a cabo su 'venganza' contra el rey y los suyos, hasta que una vez cayó herido gravemente y se refugió en el convento de Kirklees.


    Antes de fallecer, lanzó una flecha a través de una ventana y pidió ser enterrado en el lugar en el que cayera la misma.


    Actualmente, una lápida señala el lugar en el que supuestamente este hecho ocurrió y en donde Robin fue sepultado.


    Pero toda historia tiene un comienzo, y en este caso se cuenta que Robin se iba a casar con una dama, Marian Gilewater, cuando durante la ceremonia se produjo una interrupción para capturar a Robin. La excusa de esto fue que el Rey Juan – El Rey Juan sin Tierra - le había declarado como hombre fuera de la ley.


    Y ya es aquí cuando nuestro héroe se instala a vivir en el bosque junto a su pandilla y amigos fieles para convertirse en el ladrón de los ricos.


    El rey Juan está enamorado de Marian, por lo que comienzan entonces una serie de idas y venidas, de luchas y retos entre los nobles y los bandidos.


    Finalmente, aparece en su camino un caballero – el Rey Ricardo – que les ayuda a luchar contra el Rey Juan, logrando su destierro.


    Es aquí cuando Robin logra recuperar todos sus títulos y ser feliz desposando a Marian.


    Para darle más realismo a la historia, en el Museo Británico se puede observar un escrito en donde aparece la vida de Robin Hood, de autor anónimo.



    El castillo de Nottingham data del siglo XI, y es en donde sitúa la leyenda las disputas que se produjeron entre el Rey y Robin Hood.


    En el bosque de Sherwood se encuentra el Gran Roble, un árbol que cuenta con cerca de 800 años de vida y en donde se dice que en su tronco se encontraba la guarida secreta de Robin.



    Leyenda del Callejón del beso


    Cuenta la leyenda que Doña Carmen era la hija única de un padre avaro e intransigente.


    Buscaba como muchos padres de aquella época, un exitoso comerciante para ceder la mano de su hija.   Por ello la cuidaba celosamente en su casa evitando que conociera a los hombres comunes y corrientes que existían en el pueblo minero.


     


    Tan solo pensar que su hermosa hija se enamorara de un pobre pueblerino, le llenaba de ansiedad. Pero como suele suceder, el amor derriba todas las barreras por más fuertes que éstas sean.


     


    Doña Carmen conoce a Don Luis, un humilde minero con el que se veía en un templo cercano a su hogar, a escondidas de su padre.


     


    Un día que el joven minero cortejaba a la hermosa doncella ofreciéndole agua bendita de sus manos, fue descubierta.


     


    Su padre la encerró en casa y la amenazó de casarla en España con un viejo y rico noble, con el que, además, acrecentaría el padre su mermada fortuna.



    La bella y sumisa doncella, triste, vivió su encierro al lado de su muy querida dama de compañía, Doña Brígida.


     


    Ambas lloraban todos los días su pena desde el balcón de su recámara, y Doña Brígida no hacía más que prometerle que no dejaría que la llevaran a España en contra su voluntad.


     


    El joven enamorado no supo en un principio qué hacer ya que no le era permitido hablar con su amada, pero al pasar cerca de su casa, notó que la ventana de la recámara daba exactamente a la ventana de la casa vecina, y estaban a escasos centímetros de distancia.



     

     


    Se abría la posibilidad de poder estar en contacto con su amante si compraba aquella casa vecina.


     


    Sugirió al dueño de aquella casa, un precio para comprarla, pero recibió constantes negativas hasta fijarlo en un costo tan alto que tuvo que dar todo su patrimonio de años a cambio.


     


    El precio valió la pena cuando al asomarse por la ventana y extender su mano pudo tocar con sus nudillos la ventana del cuarto de su amada.


     


    La sorpresa de Doña Carmen, fue mayúscula cuando, asomada a su balcón, encontró a tan corta distancia al hombre de sus sueños.


     


    No hicieron más que jurarse amor eterno y planear como se verían todas las noches a través de esos balcones tan cercanos.


     


    Cuando más abstraídos se encontraban los amantes, arropados en un cálido beso, del fondo de la pieza se escucharon frases violentas.


     


    Era el padre de Doña Carmen reprendiendo a Brígida, quien se jugaba la misma vida por impedir que su amo entrara a la habitación de su señora.


    El padre arrojó a la protectora de Doña Carmen y al ver como su hija se besaba con ese miserable minero, con una daga en la mano y de un solo golpe, la clavó en el pecho de su hija lleno de rabia y coraje.


     


    Don Luis enmudeció de espanto…la mano de Doña Carmen seguía entre las suyas, pero cada vez más fría y sin movimiento.


     


    Ante lo inevitable, Don Luis dejó un tierno beso sobre aquella mano tersa y pálida, ya sin vida… El joven no pudo soportar vivir sin su amada Carmen y desesperado se suicidó, tirándose desde el brocal del tiro principal de La Mina de la Valenciana.


     


    El Callejón del Beso aun existe en la hermosa ciudad de Guanajuato, está situado en la zona histórica, en las faldas del cerro del Gallo, una barriada que existía ya desde el siglo XVIII y que es sin duda, uno de los más típicos de dicha ciudad.


    Este callejón tiene la peculiaridad de que mide 68 cm de ancho y sus balcones están casi pegados el uno uno al otro, a la trágica distancia de “un beso”.

    Bibliografía consultada en español

    Empresa formada en 2001 con distintos medios digitales dirigidos a un público internacional. Actualmente, contamos con 30 trabajadores. Hemos sido nominadas en varias ocasiones en premios como -20 minutos,-Premios IATI,-Premios Blogs de Oro Jurídico,-Premios Moda Digital 2.0. Nuestro contenido siempre está sujeto dentro de la legalidad, con temáticas respetuosas y con un vocabulario correcto, acertado y cercano.