Cuentos para niños y niñas de 2 años - Parvulario

Cuento de "La oruga glotona"



Una noche a la luz de la luna llena, reposaba un huevecito sobre una hoja.

Un domingo por la mañana, nada más salir el sol, del huevo salió una oruga diminuta, que tenía mucha hambre.

Enseguida comenzó a buscar algo que comer.

El lunes atravesó masticando una manzana, pero aún tenía hambre.

El martes atravesó masticando dos peras, pero aún tenía hambre .

El miércoles atravesó masticando tres ciruelas, pero aún tenía hambre .

El jueves atravesó masticando cuatro fresas, pero aún tenía hambre .

l viernes atravesó masticando cinco naranjas, pero aún tenía hambre

El sábado atravesó masticando un trozo de pastel de chocolate, un helado, un pepinillo, una loncha de queso, una rodaja de salchichón.

Una piruleta, una porción de tarta de frutas, una salchicha, una magdalena y un trozo de sandía

¡Aquella noche tenía un tremendo dolor de barriga!

Al día siguiente ya era domingo otra vez. La oruga atravesó masticando una hoja verde. Y se sintió mucho mejor Ya no tenía hambre. Ni era ya una oruga pequeñita. Ahora era una oruga grande y gorda.

Se construyó una casa a su alrededor, un capullo, y se quedó allí encerrada Durante más de dos semanas. Un día hizo un agujerito en el capullo, luego empujó hacia fuera y… Se había convertido en una hermosa mariposa!




Cuento "Lágrimas de chocolate"



Camila Comila era una niña golosa y comilona que apenas tenía amigos y sólo encontraba diversión en los dulces y los pasteles. Preocupados, sus papás escondían cualquier tipo de dulce que caía en sus manos, y la niña comenzó una loca búsqueda de golosinas por todas partes. En uno de sus paseos, acabó en una pequeña choza desierta, llena de cacharros y vasos de todos los tipos y colores. Entre todos ellos, se fijó en una brillante botellita de cristal dorado, rellena de lo que parecía chocolate, y no dudó en bebérselo de un trago. Estaba delicioso, pero sintió un extraño cosquilleo, y entonces reparó en el título de la etiqueta: "lágrimas de cristal", decía, y con pequeñísimas letras explicaba: "conjuro para convertir en chocolate cualquier tipo de lágrimas".




¡Camila estaba entusiasmada! Corrió por los alrededores buscando quien llorase, hasta encontrar una pequeña niña que lloraba desconsolada. Nada más ver sus lágrimas, estas se convirtieron en chocolate, endulzando los labios de la niñita, que al poco dejó de llorar. Juntas pasaron un rato divertido probando las riquísimas lágrimas, y se despidieron como amigas. Algo parecido ocurrió con una mujer que había dejado caer unos platos y un viejito que no encontraba su bastón; la aparición de Camila y las lágrimas de chocolate animaron sus caras y arrancaron alguna sonrisa.


Pronto Camila se dio cuenta de que mucho más que el chocolate de aquellas lágrimas, era alegrar a personas con problemas lo que la hacía verdaderamente feliz, y sus locas búsquedas de dulces se convirtieron en simpática ayuda para quienes encontraba entregados a la tristeza. Y de aquellos dulces encuentros surgieron un montón de amigos que llenaron de sentido y alegría la vida de Camila.

Cuento del árbol mágico

Cuento del árbol mágico

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás.El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, supercalifragilisticoespialidoso, tan-ta-ta-chán, […]

Cuento de Garbancito

Cuento de Garbancito

Había una vez un matrimonio que quería tener hijos. Tras mucho tiempo esperándolo finalmente tuvieron uno pero cuando nació resultó ser un niño muy pequeño, tan pequeño como un granito de arroz, por eso decidieron llamarlo Garbancito.Fue pasando el tiempo […]

Cuento Ricitos de Oro y los 3 osos

Cuento Ricitos de Oro y los 3 osos

Una tarde se fue Ricitos de Oro al bosque y se puso a recoger flores. Cerca de allí había una cabaña muy linda, y como Ricitos de Oro era una niña muy curiosa, se acercó paso a paso hasta la puerta de la casita. Y empujó.La puerta estaba abierta. Y vio […]

Cuento de Caperucita roja

Cuento de Caperucita roja

Había una vez un preciosa muchacha que vivía en una pequeña aldea, era ás bonita que jamás se había visto en aquel lugar. Su madre la quería mucho, y su abuela la adoraba aún […]

Resultados: 4