Cuentos para niños y niñas de 5 años - Parvulario

Cuento "El bebé elefante"



Soy el oso hormiguero, y os voy a contar una historia única. Si les digo que en el zoológico había

una excitación y un revuelo poco común, no les miento... a pesar de mi larga nariz. Nacía el primer

día de otoño, mientras las hojas decoraban las calles, transformándolas en mullidos ríos dorados.

El sol asomaba, todavía con un poco de sueño. Mientras se desperezaba, cumplía con su diaria

tarea de iluminar la vida. Y hablando de vida y de iluminar... todos los animales estábamos

esperando al nuevo integrante de la familia de los paquidermos. Justamente HOY era el día

de llegada del nuevo pequeñín. La gente hacía cola para ver al bebé recién nacido.

En la entrada del zoológico había largas filas de chicos para votar el nombre que le pondríamos.


Mi jaula, que estaba justo frente al terreno de los elefantes, me permitía observar todo lo que allí

ocurría, casi sin perder detalle.

Pasó el tiempo, y Junior, así lo habíamos llamado al bebé que hoy ya tiene 5 años, veía que era un

tanto diferente de sus padres. La trompa no le crecía, su boca era enorme y llena de dientes,

arrastraba la panza al caminar y tenía una larga y robusta cola.

- Mamá -, decía el pequeño, - me da la sensación que no me parezco demasiado a ustedes... que

soy muy diferente.

Dos días transcurrieron con la inquietante pregunta de Junior, hasta que una tarde, cuando la

gente ya se había marchado, los orgullosos papás elefantes se sentaron a charlar con su pequeño

hijo. Entonces le explicaron que como mamá no podía tener elefantitos en su panza, habían


decidido adoptar un bebé... y tuvieron la suerte de tenerlo a él.

Que es un tanto diferente, es cierto... después de todo había salido de la panza de una "cocodrila".

Pero a quién podía importarle si tenía orejas grandes o casi invisibles...? Después de todo y con

todo, un hijo es un hijo tal como es, y se lo conoce por el corazón y no por el color o la forma.

"El amor es el único capaz de decidir quién es hijo de quién." El elefantito con aspecto de

cocodrilo, se quedó pensando un buen rato. Luego, miró a sus padres y les dijo:

- Mami, papi,... ahora sí que los quiero mucho más que antes.

- Desde mi jaula, pude entonces ver un nuevo milagro. Mientras Junior dormía, comenzó a

crecerle una pequeña y hermosa trompita. Y que a nadie le quepa duda, que esta transformación

era debido al fuerte sentimiento de amor que unía a esta gran familia. Ustedes se preguntarán

cómo es que yo sé tanto de esto... Bueno, les diré que la familia de este oso hormiguero que les

habla, está formada por un papá oso gris y una mamá panda.

El sol comenzó a esconderse dejando que la luna se refleje en el lago de los flamencos rosados... el

silencio absorbió el bullicio de la multitud, y el otoño siguió su camino hacia el no tan frío invierno

del Jardín zoológico.




Cuento de "Pedrito, el caracol y la babosa"




Pedrito era un pequeño caracol de bosque que

deseaba encontrar a un amigo o amiga. Caminó y

caminó hasta llegar a un huerto. Allí había unas

babosas que se rieron de su caparazón. Pedrito, triste,


se ocultó en su caparazón.

Tras unos cuantos días descansando, llovió, y Pedrito salió dispuesto a irse a vivir a otro

lugar, pero al sacar la cabeza vio a una pequeña babosa que se había asustado al verlo.

- No te asustes, sólo soy un caracol.

- Pe, pero eres muy extraño, ¡llevas una piedra encima de tu cuerpo! –dijo temblando

la babosa.

- No, no es una piedra, se llama caparazón, es mi casa. Cuando tengo frío o llueve

mucho me escondo dentro y me siento mejor.

- Pues me gustaría tener un caparazón como tú. ¿Cuándo me crecerá?

- Tú eres una babosa y vosotras no tenéis caparazón, pero si quieres podemos intentar

encontrar uno vacío.

- Me gustaría mucho, dijo la babosa pequeña dando saltos de alegría.

Los dos amigos se pusieron a buscar por todo el bosque y finalmente debajo de la

hojarasca encontraron un caparazón precioso, con una espiral dibujada, pero le

quedaba tan grande, que decidieron buscar otra.

Al cabo de un buen rato encontraron un pequeño caparazón, pero era tan menudo

que la babosa no cabía de ninguna de las maneras.

Se puso tristísima y el pobre Pedrito no sabía qué hacer para que parase de llorar.

Finalmente, se le ocurrió una brillante idea:

- Podríamos compartir mi caparazón, dijo Pedrito para consolar la babosa.

- ¿De verdad harías esto por mí?

- Pues claro que sí. Eres mi amiga.

Se hizo de noche y los dos compañeros se pusieron a dormir, el caracol se acurrucó

al fondo del caparazón y la babosa cupo perfectamente.

- ¡Buenas noches! dijeron los dos a la vez.

Cuento de Pedro y el lobo

Cuento de Pedro y el lobo

Erase una vez un pastorcillo llamado Pedro. El joven subía cada mañana, muy temprano, con su rebaño de ovejas para que pastaran mientras hacía fresco.Pedro sabía que debía estar muy atento para que ninguna oveja se perdiese o fuese devorada por un lobo, que […]

Cuento de La cenicienta

Cuento de La cenicienta

Hubo una vez, hace mucho, mucho tiempo una joven muy bella, tan bella que no hay palabras para describirla. Se llamaba Cenicienta.Cenicienta era pobre, no tenía padres y vivía con su madrastra, una mujer viuda muy cascarrabias que siempre estaba enfadada y dando […]

Cuento de los tres cerditos y el lobo

Cuento de los tres cerditos y el lobo

Al lado de sus padres , tres cerditos habían crecido alegres en una cabaña del bosque. Y como ya eran mayores, sus papas decidieron que era hora de que construyeran , cada uno, su propia casa. Los tres cerditos se despidieron de sus papas, y fueron a ver como […]

Cuento de Garbancito

Cuento de Garbancito

Había una vez un matrimonio que quería tener hijos. Tras mucho tiempo esperándolo finalmente tuvieron uno pero cuando nació resultó ser un niño muy pequeño, tan pequeño como un granito de arroz, por eso decidieron llamarlo Garbancito.Fue pasando el tiempo […]

Cuento de Caperucita roja

Cuento de Caperucita roja

Había una vez un preciosa muchacha que vivía en una pequeña aldea, era ás bonita que jamás se había visto en aquel lugar. Su madre la quería mucho, y su abuela la adoraba aún […]

Cuento Ricitos de Oro y los 3 osos

Cuento Ricitos de Oro y los 3 osos

Una tarde se fue Ricitos de Oro al bosque y se puso a recoger flores. Cerca de allí había una cabaña muy linda, y como Ricitos de Oro era una niña muy curiosa, se acercó paso a paso hasta la puerta de la casita. Y empujó.La puerta estaba abierta. Y vio […]

Cuento de la Sirenita

Cuento de la Sirenita

La pequeña sirena casi siempre estaba cantando, y cada vez que lo hacía levantaba la vista buscando la débil luz del sol, que a duras penas se filtraba a través de las aguas profundas.Apenas su padre terminó de hablar, La Sirenita le di un beso y se […]

Cuento de La bella durmiente

Cuento de La bella durmiente

Hace muchos años vivían un rey y una reina quienes cada día decían: "¡Ah, si al menos tuviéramos un hijo!" Pero el hijo no llegaba. Sin embargo, una vez que la reina tomaba un baño, una rana saltó del agua a la tierra, y le dijo: "Tu deseo será realizado […]

Cuento la ratita presumida

Cuento la ratita presumida

Erase una vez una ratita muy coqueta y presumida que un día, barriendo la puerta de su casa, se encontró una moneda de oro.– ¡Qué suerte la mía! – dijo la ratita, y se puso a pensar en qué gastaría aquella moneda.– ¿En qué me gastaré la moneda? […]

Cuento de la cigarra y la hormiga

Cuento de la cigarra y la hormiga

 Un caluroso verano, una cigarra cantaba sin parar debajo de un árbol. No tenía ganas de trabajar; sólo quería disfrutar de sol y cantar, cantar y cantar.   -¿Adónde vas con tanto peso? ¡Con el buen día que hace, con tanto calor! Se está […]

Cuento el lobo y las siete cabritillas

Cuento el lobo y las siete cabritillas

Había una vez una cabra que tenía siete cabritillos. Mamá cabra cuidaba mucho a sus hijos, y los protegía de cualquier peligro. Por eso, cada vez que salía de casa para ir a buscar comida, repetía a los cabritillos:–¡Nunca abráis la puerta a nadie cuando […]

Cuento del árbol mágico

Cuento del árbol mágico

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás.El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, supercalifragilisticoespialidoso, tan-ta-ta-chán, […]

Cuento de Bambi

Cuento de Bambi

Érase una vez un bosque donde vivían muchos animales y donde todos eran muy amiguitos. Una mañana un pequeño conejo llamado Tambor fue a despertar al búho para ir a ver un pequeño cervatillo que acababa de nacer. Se reunieron todos los animalitos del bosque […]

Resultados: 13