Recetas con frutas con niños y niñas

Polos y helados de frutas


¡Es de lo más sencillo! Necesitamos unos moldes para polos, frutas, alguna herramienta tipo exprimidor o batidora y un poco de imaginación. Algunas ideas:



  • Polo de naranja: zumo de naranja recién exprimido y un poco de azúcar
  • Helado de mango: mango, plátano y vainilla
  • Helado de fresa: fresas, plátano y yogur natural
  • Helado de plátano y canela: plátano, un poco de leche y canela


La mayoría de estos helados funcionan muy bien sin azúcar ni endulzantes, pero si se desea, se puede añadir una pequeña cantidad. Los helados con plátano emulsionan muy bien en la batidora, y es una fruta que se puede combinar con casi cualquier otra cosa. 

¡Consejo! Invitad a los niños a imaginar combinaciones de frutas y ser creativos, dejándoles participar en el proceso, exprimiendo las naranjas o rellenando los polos antes de meterlos en el congelador. 


 








Brochetas de frutas con chocolate


Muy entretenido para ellos. Se trata de trocear las frutas (por un adulto o un niño un poco más mayor, siempre con supervisión), y los niños se encargan de ensartar las frutas en la brocheta. Después, se derrite un poco de chocolate (mínimo 70% de cacao) en un bol en el microondas y con una cucharilla se decoran las brochetas con hilos de chocolate... ¡No me digáis que no es apetecible! Además de fácil.


 






Bizcocho con manzana y nueces sin huevo


 Ingredientes:


  • un vaso de leche
  • una levadura en polvo
  • un vaso de azúcar ( no hace falta llenarlo si no os gusta muy dulce)
  • aproximadamente 2-2 y medio vasos de harina de fuerza (aquí dependería muchísimo de la harina por esto no pongo una cantidad exacta)
  • 3/4 de vaso de aceite de girasol
  • esencia de vainilla (o ralladura de limón, naranja etc.)
  • 4 manzanas maduras pequeñas o tres grandes ( y uso siempre la Golden porque es perfecta para hornear)
  • un puñado de nueces picadas

En un recipiente grande ponemos primero la leche tibia con la levadura hasta que empiece a formar burbujas (os recomiendo tamizar la levadura ya que muchas veces viene con grumos). Después añadimos el aceite, azúcar y la esencia de vainilla a gusto. Batimos todo junto con la harina tamizada hasta conseguir una masa homogénea. Pelamos y rayamos las manzanas, picamos las nueces y volvemos a remover bien después de juntar todos los ingredientes. Precalentamos el horno a 180º, pincelamos con aceite el recipiente donde vayamos a hornear el bizcocho y rociamos con un pelín de harina (yo suelo usar el colador donde tamizo la harina porque así queda una capa finísima y luego doy la vuelta dando pequeños golpecitos para retirar la sobrante). Dejamos que coja el primer calor del horno y a los 7-8min bajamos el fuego a 160-170º para que se haga bien por dentro y no se nos queme por fuera. Sobre todo no abráis el horno mientras coja el primer calor porque se bajaría. Para saber si esta hecho por dentro pinchar con un palillo (el mío era alto y necesite un palito de pincho) - si sale limpio es que está hecho. Una vez frio desmoldar y espolvorear con azúcar glas.



 

 


 



BIZCOCHO DE COCO Y PIÑA


Ingredientes:


  • 250g de azúcar
  • 2 huevos
  • 100g de aceite de girasol
  • 1 yogur griego
  • 250g de harina de repostería
  • 1 sobre de levadura
  • 1 pellizco de sal
  • 250g de piña en su jugo
  • 50g de jugo
  • Coco rallado

Para el almíbar:

  • 240ml de jugo de piña
  • 80ml de ron
  • 25ml de agua
  • 240g de azúcar 

Preparación:

Ponemos en el vaso de la thermomix la piña, el azúcar y los huevos. Programamos 3min, 37º vel 5.

Añadimos el aceite,el jugo de la piña y el yogur y mezclamos 5seg a vel 4.

Incorporamos la harina junto a la levadura y la sal y previamente tamizadas. 15seg, vel 3. Terminamos de mezclar con la espátula.

Preparamos un molde y vertemos la masa. La llevamos al horno, precalentado a 180º. Unos 35-40 min dependiendo del horno.

Una vez frío y desmoldado, hacemos el almíbar y pincelamos todo el bizcocho, rápidamente para poder poner el coco rallado cubriendo toda la superficie.

Seguido, pasamos las rodajas de piña por la plancha para que cojan algo de color y las cortamos a trocitos para terminar de decorar.







Bizcocho de ciruelas rojas


Ingredientes para un molde de 25 cm:


150 gramos de mantequilla

3 Huevos L

150 Gramos de azúcar glasé

Ralladura de una naranja

Zumo de una naranja

2 c/s ron moreno

260 gramos harina de repostería

½ sobre de potenciador químico

3 ciruelas rojas

Azúcar moreno

1 c/s agua para el almíbar


Preparación:


Precalentamos el horno a 170ºC, si tenéis aire con aire, si no  calor arriba y abajo.


En un cuenco ponemos la mantequilla a punto de pomada y partida a dados junto con el azúcar glasé y batimos, o bien con las varillas manuales o con las eléctricas hasta dejar una crema tipo pomada. Sin dejar de batir añadimos de uno en uno los huevos. Al principio nos dará la sensación que la masa se nos ha cortado, es un efecto normal, se sigue batiendo y se vuelve a integrar todo.


Cuando hayamos incorporado los tres huevos ponemos la ralladura de naranja, las cucharadas de ron y el zumo de naranja y movemos bien.

Mezclamos la harina con el potenciador químico y tamizamos sobre la mezcla. Integramos bien todos los ingredientes y ya tenemos la masa hecha. Es una masa espesa, no es fluida, si no la fruta no nos aguantaría arriba




Encamisamos un molde con mantequilla y un poco de harina, sacudiendo el exceso de harina, y volcamos la masa, con ayuda de una lengua la distribuimos bien por el molde, al ser una masa espesa no fluye por si sola, hay que ayudarla un poco. Golpeamos ligeramente el molde sobre la superficie de trabajo para asentar la masa.


Lavamos y secamos las ciruelas. Partimos a la mitad, retiramos el hueso y troceamos a gajos. Colocamos los gajos sobre la masa sin hundirlos, espolvoreamos con azúcar moreno y llevamos al horno.



El bizcocho tardará en cocer entre 30 y 40 minutos, dependerá del horno. No es un bizcocho que suba mucho, se queda más bien bajito, así la fruta sobresale en la superficie.

Sacamos del horno y dejamos que atempere, cuando podamos manipularlo sin quemarnos, desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


Hacemos un almíbar para darle brillo con dos cucharadas soperas de azúcar moreno y una de agua y calentamos 30 segundos en el microondas. Pintamos con una brocha todo el bizcocho para darle brillo y que quede más bonito.




JUDIT LLORDÉS

Equipo editorial