forstorylovers.com

Leyendas de animales para niños y niñas



Leyenda del Colibrí:


Cuenta una preciosa leyenda maya que hace miles y miles de años, cuando los dioses

comenzaron a crear a todas las criaturas del planeta, se olvidaron de crear un animal encargado

de llevar de uno a otro lado los pensamientos. Así, a cada animal le habían otorgado un deber,

una misión. Todos tenían algo importante que hacer. Pero no encargaron a ninguno el

transportar los pensamientos.

 Los dioses pensaron qué hacer, puesto que ya no les quedaba barro ni maíz para crear

otro animal. Entonces escogieron una piedra de jade de tamaño pequeño, y tallaron sobre él

con delicadeza un pájaro con forma de flecha. Al terminar de tallarlo, soplaron sobre él y salió

volando. Acababan de crear al colibrí, al que llamaron en su lengua x’ts’unu’um.

 Sus plumas brillaban reflejando todos los colores, y su vuelo era tan ligero, que podían

moverse frente a una rosa sin mover ni uno solo de sus pétalos.

 Su misión no era otra que la de llevar los pensamientos de un lugar a otro. Por eso los

dioses prohibieron a los hombres capturarlo y encerrarlo en jaulas, pues no puede haber un

pensamiento enjaulado en la faz de la Tierra.



Leyenda de Los lobos que luchan:


Cuenta una antigua leyenda india, concretamente de los Cherokees, que un sabio anciano hablaba durante una noche de luna llena con sus nietos. Alrededor de una hoguera, al anciano le gustaba hablar de sus emociones con los niños, y contarles bellas historias que les ayudara a entender nuestros actos.


Esa noche, sus nietos le miraban con mucha atención. El anciano se movía nervioso, aturdido. Y los niños le preguntaron:



– Abuelo, ¿qué te pasa?


Y él contestó:


– Siento como si dos lobos estuvieran peleando dentro de mí, en mi corazón. Uno de ellos es un lobo violento, lleno de rabia, vengativo y envidioso… El otro lobo sin embargo es bueno, compasivo, generoso… está lleno de amor.


Los niños se quedaron atónitos. Y después de un largo silencio, preguntaron:


– Abuelo, ¿ y quién ganará la pelea?


Y el abuelo contestó:


– Aquel a quien yo alimente.


MORALEJA: ‘PUEDES SER UN LOBO LLENO DE IRA Y RENCOR O UN LOBO REPLETO DE GENEROSIDAD Y AMOR. TODO DEPENDE DEL LOBO AL QUE ALIMENTES’.



Leyenda del cocodrilo:


Cuentan en Namibia que hace muchísimo tiempo, el cocodrilo era un animal de piel lisa y dorada. Sólo por la noche salía del agua embarrada para que la Luna se reflejara en su maravillosa piel. Era tan brillante y reluciente que causaba la admiración de todos los animales que por allí habitaban.


El cocodrilo se sentía tan halagado y orgulloso, que decidió salir  también durante el día para que todos le contemplaran. Los animales ya no sólo iban a la charca para ver su hermosa piel de oro bajo la luz de la Luna, sino que mañana y tarde, se acercaban a contemplar cómo el cocodrilo refulgía bajo los rayos del cálido Sol.


Pero tanto se quiso lucir el cocodrilo, que el Sol poco a poco fue estropeando su piel. Pronto se volvió fea y cubierta de grandes escamas oscuras. Los animales dejaron de acudir a ver al cocodrilo, y éste sintió una gran vergüenza.



Es por eso que desde entonces, cuando alguien se acerca, el cocodrilo se mete rápidamente en el río y sólo asoma sus intensos ojos.



Leyenda de la Jirafa:


Hace años en África, cuando la existencia de la vida comenzó. Dios había creado los animales y el género humano.

En la tierra, todos los animales y humanos estaban contentos. Todos menos la jirafa. La jirafa no era como las jirafas de hoy. Tenía el cuello corto y las patas cortas también. La pobre jirafa tenía hambre, mucha hambre. Todas las cebras y las gacelas eran glotonas y comían todas las hierbas.


Un día la jirafa notó que los árboles estaban llenos de hojas suculentas. Ese día le pidió a Dios que le diera un pescuezo muy largo. Así alcanzaría las hojas. Dios le concedió su deseo. El siguiente día, la jirafa se despertó y descubrió que el pescuezo era verdaderamente largo, por lo menos un metro. Finalmente la jirafa pudo alcanzar las hojas de los árboles. Comió mucho y estuvo muy contenta. Entonces notó que los otros animales se reían de ella. Su cuerpo era desproporcionado. Otra vez la jirafa le pidió a Dios que le hiciera un cuerpo bien proporcionado.



Al día siguiente, la jirafa se despertó y descubrió que las patas eran muy largas, por lo menos dos metros. Ahora la jirafa podía alcanzar las hojas; además, era muy elegante, con el pescuezo largo y las patas muy largas. La jirafa estuvo muy contenta y le agradeció a Dios.



Leyenda Africana de cómo la zebra consiguió sus rayas:


Hace mucho tiempo, cuando los animales eran todavía nuevos en África, hacía mucho calor, y el poco agua que había se mantenía en unos pocos pozos.


Uno de estos pocos pozos de agua estaba custodiado por un babuino bullicioso, que afirmaba que él era el "señor del agua" y prohibió a cualquier persona beber en su pozo.


Un buen día, una cebra y su hijo se acercaron a beber un poco de agua, el babuino, que estaba sentado al fuego junto al pozo de agua, dio un salto y gritó en voz alta: fuera intrusos. Este es mi pozo y yo soy el señor del agua.


El agua es para todos, no sólo para usted, cara de mono, gritó el hijo de la cebra.


"Si quieres un poco de agua, debes luchar por ella, contestó el babuino lleno de furia, y en un momento los dos empezaron a combatir.


Estuvieron luchando, levantando una enorme nube de polvo, hasta que con una poderosa patada, la cebra envió el babuino volando por entre las rocas del acantilado detrás de ellos. El babuino aterrizó, sobre su trasero encima del fuego, y hasta el día de hoy, todavía lleva la marca de donde aterrizó.


La cansada,magullada y joven cebra, sin mirar hacia dónde iba, se tambaleó hacia atrás y cayó en el fuego del babuino, que le quemó, dejando rayas negras de quemaduras a lo largo de su blanca piel.


El impacto de la quemadura, hizo que la cebra galopara hasta la sabana, donde ha permanecido desde entonces.


El babuino y su familia, sin embargo, siguen viviendo en las altas rocas desde donde ladran desafiando a cualquier extraño, y cuando caminan, siguen sosteniendo las colas en alto para aliviar el escozor de la quemadura.

Fábula del pavo real y la grulla

Fábula del pavo real y la grulla

Érase una vez un pavo real muy engreído que tenía un plumaje hermoso como ninguna otra ave.Un día, se encontró con una grulla. El pavo real se burló de las plumas descoloridas y apagadas de la grulla. Inmediatamente, abrió su colorida cola para que la grulla […]

Leyenda de las plumas del pavo real

Leyenda de las plumas del pavo real

Hubo una época en la que las aves no son como las vemos ahora. Entre ellas había constantes riñas porque todas creían que tenían mayor importancia que las otras, algunas por lo bello de su canto, otras por sus llamativos plumajes.En ese entonces, el Gran Espíritu […]

Leyenda del monstruo del lago Ness

Leyenda del monstruo del lago Ness

Cerca de la ciudad de Inverness, en Escocia, existe un extenso y profundo lago de agua dulce. Allí, hace muchísimos años, en el siglo VI, una persona cayó al agua y otros vieron cómo un enorme animal se abalanzaba sobre él. Consiguieron […]

Resultados: 3