Leyendas de naturaleza para niños y niñas



Leyenda de la Roca inaccesible


En el inicio de la civilización, cuando los hombres que habitaban la tierra tan sólo disponían de palos y hachas de piedra para defenderse, existía una gran montaña que aquellos hombres divisaban a lo lejos entusiasmados y soñadores. Aquella montaña se encontraba inundada de exuberante vegetación que caía derramada hasta sus valles. No encontraban, sin embargo, la forma de acceder a la preciosa montaña debido a la dificultad que añadía un caudaloso río y las escarpadas peñas de la misma. Aquellos hombres primitivos hicieron lo imposible por acceder al camino situado más allá de la montaña, para lo que levantaron sendos pilares con los que construir un puente con el cual poder divisar lo que había al otro lado. Y finalmente, tras muchos días de inagotable esfuerzo, se dieron por vencidos.


Cuando un día el mal tiempo derribó todos aquellos pilares que habían creado y levantado con tanto esfuerzo, los primitivos hombres quedaron atemorizados pensando que la montaña tenía vida propia y grandes poderes. Sin embargo, no llegaron a ir más allá ni a comprender nunca la verdadera causa del derrumbe, y tal fue la incomprensión que, pasados muchos, muchos años, los hombres fueron perdiendo el miedo y volvieron a desafiar y a enfrentarse a la misma tierra.


Y de este modo, cuando ya no vestían pieles ni manejaban hachas, continuaron desafiando a la Madre Naturaleza, despojándola sin piedad de toda su riqueza y material precioso.


¡Qué roca inaccesible eran los humanos para el Universo!



Leyenda "El hada del viejo pino"


Hubo una vez, en unas lejanas llanuras, un árbol antiquísimo al que todos admiraban y que encerraba montones de historias. De una de aquellas historias formaba parte un hada, que había vivido en su interior durante años. Pero aquella hada se convirtió un día en una mujer que mendigaba y pedía limosna al pie del mismo pino.


Muy cerca, vivía también un campesino (al que la gente consideraba tan rico como egoísta), que tenía una criada. Aquella criada paseaba cada mañana junto al viejo pino y compartía con la mujer mendiga todo el alimento que llevaba consigo. Pero cuando el campesino se enteró de que la criada le daba el alimento a la señora que mendigaba, decidió no darle ya nada para comer para no tener así que regalárselo a nadie.

Tiempo después, el campesino avaro acudió a una boda en la que tuvo la ocasión de comer y beber casi hasta reventar cuando, regresando a casa, pasó cerca del pino y de la mujer que mendigaba a sus pies. Pero en lugar de un árbol, el campesino vio un palacio precioso que brillaba a más no poder. Animado aún por la boda, el campesino decidió entrar y unirse a lo que parecía otra fiesta. Una vez dentro del palacio, el campesino vio a un hada rodeada por varios enanitos disfrutando de un festín. Todos invitaron al campesino a compartir la mesa con ellos y no lo dudó dos veces, a pesar de que había acabado muy lleno de la boda.

El campesino, ya sentado en la mesa, decidió meterse todo cuanto pudo en los bolsillos, puesto que ya no le cabía nada en el estómago. Acabada la fiesta, el hada y los enanitos se fueron a un salón de baile y el campesino decidió que era el momento de volver a casa. Cuando llegó, quiso presumir de todo cuanto le había pasado ante su familia y sus criados y, para demostrarlo, sacó todo cuando había metido en sus bolsillos. Pero, oh, oh…de los bolsillos no salió nada.


El campesino, enfurecido por las risas de todos, ordenó a la criada que se fuera de su casa y que comprobara si quisiera cuanto le había contado. La pobre joven salió de la casa entristecida, y acudió hasta los pies del pino. Pero, de pronto, poco antes de llegar, notó algo muy brillante en los bolsillos de su delantal. Eran monedas de oro.

Tan contenta se puso la criada que decidió no regresar nunca más al hogar del campesino egoísta, y fue a ver a la mujer que mendigaba en el pino para darle algunas monedas.

• Tome señora, unas pocas monedas que tengo, seguro que le ayudarán. – Dijo la joven.

Y en aquel mismo momento la falsa mendiga retomó su forma de hada, recompensando la actitud de la joven con un premio todavía mayor, su libertad y su felicidad eterna.




Leyenda del Maíz


Hubo una vez, en unas lejanas llanuras, un árbol antiquísimo al que todos admiraban y que encerraba montones de historias. De una de aquellas historias formaba parte un hada, que había vivido en su interior durante años. Pero aquella hada se convirtió un día en una mujer que mendigaba y pedía limosna al pie del mismo pino.

Muy cerca, vivía también un campesino (al que la gente consideraba tan rico como egoísta), que tenía una criada. Aquella criada paseaba cada mañana junto al viejo pino y compartía con la mujer mendiga todo el alimento que llevaba consigo. Pero cuando el campesino se enteró de que la criada le daba el alimento a la señora que mendigaba, decidió no darle ya nada para comer para no tener así que regalárselo a nadie.


Tiempo después, el campesino avaro acudió a una boda en la que tuvo la ocasión de comer y beber casi hasta reventar cuando, regresando a casa, pasó cerca del pino y de la mujer que mendigaba a sus pies. Pero en lugar de un árbol, el campesino vio un palacio precioso que brillaba a más no poder. Animado aún por la boda, el campesino decidió entrar y unirse a lo que parecía otra fiesta. Una vez dentro del palacio, el campesino vio a un hada rodeada por varios enanitos disfrutando de un festín. Todos invitaron al campesino a compartir la mesa con ellos y no lo dudó dos veces, a pesar de que había acabado muy lleno de la boda.

El campesino, ya sentado en la mesa, decidió meterse todo cuanto pudo en los bolsillos, puesto que ya no le cabía nada en el estómago. Acabada la fiesta, el hada y los enanitos se fueron a un salón de baile y el campesino decidió que era el momento de volver a casa. Cuando llegó, quiso presumir de todo cuanto le había pasado ante su familia y sus criados y, para demostrarlo, sacó todo cuando había metido en sus bolsillos. Pero, oh, oh…de los bolsillos no salió nada.

El campesino, enfurecido por las risas de todos, ordenó a la criada que se fuera de su casa y que comprobara si quisiera cuanto le había contado. La pobre joven salió de la casa entristecida, y acudió hasta los pies del pino. Pero, de pronto, poco antes de llegar, notó algo muy brillante en los bolsillos de su delantal. Eran monedas de oro.

Tan contenta se puso la criada que decidió no regresar nunca más al hogar del campesino egoísta, y fue a ver a la mujer que mendigaba en el pino para darle algunas monedas.

• Tome señora, unas pocas monedas que tengo, seguro que le ayudarán. – Dijo la joven.

Y en aquel mismo momento la falsa mendiga retomó su forma de hada, recompensando la actitud de la joven con un premio todavía mayor, su libertad y su felicidad eterna.

Leyenda del Arcoiris

Leyenda del Arcoiris

Dicen que hace mucho tiempo los colores se estaban peleando entre sí, discutiendo por ver quien era el más importante de todos. Cada uno de ellos era hermoso a su manera pero no se ponían de acuerdo. Así, de uno en uno fueron dando sus razones para sobresalir […]

Leyenda del arroz

Leyenda del arroz

Cuenta una antigua leyenda de la India que hace mucho, pero que mucho tiempo, las frutas y los cereales eran mucho más grandes de como las conocemos ahora. De hecho, se necesitaban varias personas para pelar un plátano, sacar de la tierra una patata o […]

Leyenda de la laguna de el Cajas

Leyenda de la laguna de el Cajas

Si algún día viajas a Ecuador quizá puedas dirigirte al sur del país. Allí, en plena cordillera de los Andes, hay un hermoso parque nacional que tiene una impresionante  laguna de aguas cristalinas, famosa por su enorme belleza. Se la conoce como la laguna […]

Resultados: 3