Cuento de la cigarra y la hormiga

La cigarra y la hormiga - Griego antiguo - - Fábula clásica -
by -





 

Un caluroso verano, una cigarra cantaba sin parar debajo de un árbol. No tenía ganas de trabajar; sólo quería disfrutar de sol y cantar, cantar y cantar.

   -¿Adónde vas con tanto peso? ¡Con el buen día que hace, con tanto calor! Se está mucho mejor aquí, a la sombra, cantando y jugando. Estás haciendo el tonto, ji, ji, ji se rió la cigarra -. No sabes divertirte...

   -¡Qué risa me dan las hormigas cuando van a trabajar! ¡Qué risa me dan las hormigas porque no pueden jugar! Así pasó el verano y llegó el frío.

   Sin embargo, la cigarra se encontró sin casa y sin comida. No tenía nada para comer y estaba helada de frío. Entonces, se acordó de la hormiga y fue a llamar a su puerta.

   La hormiga escondió las llaves de su granero y respondió enfadada:

   - Ya lo sabes - respondió apenada la cigarra -, a todo el que pasaba, yo le cantaba alegremente sin parar un momento.

   Y dicho esto, le cerró la puerta a la cigarra.



Audio vídeo Cuento de la cigarra y la hormiga
Cuento de Garbancito ❯
Añade un comentario de Cuento de la cigarra y la hormiga
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.