Poema El niño y la luna

El niño y la luna - Español - - Poesia infantil -
by -




Estaba asomado por la ventana
mirándola con suma alegría,
era esa bella luna gitana
que con mirada de amor le sonreía.

Con cara de tristeza
y una lágrima que se le escurría,
muy dolorido a la luna le decía,
le decía que nadie lo quería.

Yo te quiero, contestó la luna con dolor.
¿Quién no te quiere niño? ¿Quién no te da amor?
Todas las personas desperdician el quererte,
yo te quiero y te querré hasta tu muerte.


¿Qué esconde esa bella cara de angelito?
De este niñito inocente y tan bonito,
este bello ángel inocente de un delito,
como su tamaño lleno de maleza, muy poquito

El niño satisfecho de lo que le acababan de decir
le pidió a la luna un gran favor.
Que todas las noches lo fuera a bendecir.
Que le dé un gran beso y que lo haga con amor

El niño alegre subió a la cuna y se durmió,
y entusiasmado la noche siguiente a la luna esperó.
Miró por la ventana y no la encontró,
y muy enojado a esperarla en su cuna se sentó.

Pasaron las horas, no llegaba la luna,
el niño se levantó de la cuna
y fue a buscarla a la laguna
pero por más que gritó no estaba la luna.

Fue al monte de un cerro y subió,
con una alta voz a la luna le gritó
y ella nunca se apareció.
Vio un pino alto y le preguntó:

Pino alto, ¿qué ves desde la punta de tus hojas?
Puedo hacerte una pregunta y no te enojas
¿No has visto al círculo brillante?
¿A aquella luna bonita y elegante?

Yo sé de quien hablas, dijo el pino,
Ella hoy a visitarme vino
vestida con un vestido elegante y fino
y a decirme un secreto ella vino


Me dijo que vendría alguien a buscarla
y que yo le dijera que él fuera hoy a visitarla
Ella está apagada y sin pasión.
Que necesita que alguien le cante una canción


El niño corrió a buscar a su amiga,
mientras gritaba que él canta para ella
con tal de que se le quite la fatiga
y vuelva a ser como siempre bella.

Encontró a la luna sentada
con toda su luz apagada
que le decía al niño desilusionada
que ya no podrá visitarlo para nada.

El niño triste preguntó ¿por qué no?
¿Que había hecho él para este castigo?
¿Qué si ya no podía ser su amigo?
¿Qué si ya no quería verlo más?

En eso el niño despierta de su sueño.
Él había soñado algo desagradable,
algo feo e indeseable,
pero en realidad nada sucedió.

Estaba ahí la luna
dándole su bendición,
el niño acostado en su cuna
mirándola con admiración.

Fueron la luna y el niño felices,
la luna siempre lo visitó.



Audio vídeo Poema El niño y la luna
Añade un comentario de Poema El niño y la luna
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.